Tipos y ejemplos de neuromarketing

Tipos y ejemplos de neuromarketing Visto 44 veces

Muchas empresas se han percatado que para llegar a los consumidores hay que conectar con sus sentimientos, transmitiéndoles unos valores y unas emociones, ya que solo de esta forma se podrá recibir un feedback positivo hacia el producto o la marca. Todo esto es lo que se conoce como marketing emocional, donde muchas veces se utilizan técnicas como el storytelling para llegar al consumidor, tocando su fibra más sensible, a través de una historia donde la marca es un marco contextual y no la protagonista de la trama.

A raíz de esta tendencia, del marketing emocional, surge el neuromarketing, una ciencia que investiga y estudia cómo se comporta el cerebro en un proceso de compra.

Los orígenes del neuromarketing se remontan al año 2002, cuando el profesor holandés Ale Smidts, Premio Nobel en Economía, la acuñó.

Es la aplicación de las técnicas de la neurociencia al marketing. Su objetivo es conocer y comprender los niveles de atención que muestran las personas a diferentes estímulos. De esta manera se trata de explicar el comportamiento de las personas desde la base de su actividad neuronal.

Hoy en día, en nuestra sociedad, la presencia masiva de publicidad es algo completamente normal. Las personas somos bombardeadas por publicidad de muchas formas y en muchos momentos siendo ésta cada vez más intrusiva y algunas veces poco sutil.

Probablemente tal cantidad de publicidad no realice su función y al final, el deseado objeto que se quería vender se queda en la repisa que estaba. Como se suele decir, lo poco agrada y lo mucho enfada. En este sentido, se busca comprender ¿qué es lo que agrada a las personas? Es aquí en donde entra el neuromarketing.

La finalidad del uso de estas técnicas en marketing es buscar la eficacia en sus decisiones. Averiguar a qué estímulos las personas prestan más atención y a cuáles no influye directamente en el comportamiento de la persona. Lo que se trata en este sentido es de comprender más y mejor a las personas, nada más lejos que eso, nada de manipular en la cabeza de nadie.

Podemos considerar que el neuromarketing es el estudio del proceso de compra, y más aún, el estudio del proceso de la toma de decisiones de los consumidores o posibles consumidores antes de comprar, mientras están comprando y, por supuesto, después de la compra.

 

Así, a raíz de la combinación de la neurociencia y el marketing, el neuromarketing se basa principalmente en las siguientes áreas:

  • Neuropsicología
  • Neuroeconomía
  • Neurología
  • Neurociencias

 

Tipos de neuromarketing

Neuromarketing visual: es el que se basa en el sentido de la vista. Palabras como gratis, oferta, rebajas... o recursos como redondear los precios a 0,99, pueden ser algunos recursos para el neuromarketing visual. También lo son algunos colores como el amarillo, que sugiere oferta, el azul para productos frescos o el verde para productos ecológicos.

Ejemplos:

El neuromarketing visual suele ser el recurso empleado con mayor frecuencia, y suele ser muy efectivo. El uso de recursos visualmente llamativos se expresa muy bien en los siguientes ejemplos.

 

 

Neuromarketing auditivo: es el que se centra en el sentido del oído para conseguir sus objetivos. Se usa sobre todo en recursos sonoros como la música que podemos escuchar en una tienda. Mientras que en las tiendas de ropa la música es rápida y animada, en los comercios para el hogar es más relajante.

Ejemplo:

Los estudios han demostrado que escoger el tipo de música adecuado puede incrementar significativamente el volumen de ventas de tu negocio.

Aquí puedes visitar un ejemplo concreto.

 

Neuromarketing kinestésico: es el que se basa en el tacto, el gusto y el olfato. Aunque es el menos usado, tiene un potencial increíblemente alto en la manera en la que incrementa el deseo del consumidor al recibir cierto estímulo. Se usa en cafeterías (que ponen olor a café), en tiendas de ropa que quieren remarcar su propio aroma para posicionarse como top of mind del cliente cuando la huelan, etc.

Ejemplos:

El aroma a pan recién hecho, el tacto extremadamente suave de un sofà o una degustación en el supermercado. Es decir, aquellos estímulos que recogen nuestros sentidos del gusto, tacto y olfato.

 

 

8 ventajas del neuromarketing

Esta disciplina es capaz de medir los estímulos del consumidor sin necesidad de realizar encuestas o entrevistas, como se hace en el marketing tradicional. Muchas veces, aunque sea de forma fisiológica, como cuando a finales de los 60 el psicólogo Herbert Krugman medía la dilatación de las pupilas del espectador que veía una imagen publicitaria.

  1. El neuromarketing es capaz de medir todos los estímulos sin la necesidad de preguntar al consumidor, como se hacía antes (y se sigue haciendo) en el Marketing tradicional.

  2. Los estudios de neuromarketing siempre serán mucho más precisos que los de otros tipos de Marketing, gracias a las herramientas mencionadas en el artículo y porque al ser fisiológicas, muchas de ellas son de forma inconsciente.

  3. El neuromarketing optimiza y fusiona los recursos de la publicidad, así como sus técnicas, para entender de forma más “racional”, la relación emocional entre la conducta del consumidor y su mente.

  4. Los datos que nos proporciona el neuromarketing son mucho más tangibles que los convencionales.

  5. El neuromarketing evalúa de forma más precisa lo que el consumidor siente, pero también lo que piensa, tanto de forma consciente como inconsciente. Priorizándolo ante lo que nos cuenta, puesto que lo que nos cuenta siempre puede estar condicionado y manipulado por él mismo de forma consciente.

  6. Para las marcas el neuromarketing es una gran “herramienta” para optimizar los recursos de la empresa, ayudando a nivel corporativo a la creación y gestión de productos enfocados de forma más concreta a cubrir necesidades reales de los consumidores.

  7. El neuromarketing hace uso de los conocimientos de los procesos cognitivos de la neurociencia y la neuropsicología para poderlos aplicar a la publicidad.

  8. La identificación de patrones acción-reacción o causa-efecto que proporcionan datos específicos para crear modelos y diseño de excelentes campañas de publicidad y productos optimizados para sus consumidores.

 

En conclusión, invertir en neuromarketing equivale a invertir en un mayor éxito para nuestros productos o servicios. Gracias a la posibilidad de descubrir nuevos caminos podemos demostrar el nivel de atractivo e impacto de una campaña, innovar en nuestra creatividad, comprobar qué es lo que impulsa la decisión de compra y, en esencia, ofrecer contenidos especialmente dirigidos a las necesidades del usuario.

 

Siempre puedes apoyarte en el equipo de posicionweb, como profesionales de marketing y estrategias digitales, te ayudarán realizar todos tus propósitos.

Más en esta categoría: « ¿Conoces el concepto de Bounce Rate?