¿Conoces el concepto de Bounce Rate?

¿Conoces el concepto de Bounce Rate? Visto 49 veces

Tasa de Rebote” es un término que, por si solo, asusta a muchas personas que nunca tuvieron un contacto más cercano con Web Analytics.

Apesar de que exista confusión y que muchos no entiendan de hecho lo que representa, esta es una métrica muy importante para evaluar la eficacia de las acciones de Marketing Digital y un gran input para saber qué optimizar, dónde optimizar y cómo optimizar.

En este post, descubrirás qué es la tasa de rebote, como se mide, por qué acontece e incluso tips para disminuirla.

 

¿Qué significa Tasa de Rebote?

La tasa de rebote, o Bounce Rate, es un número expresado en porcentaje que indica cuántos visitantes accedieron a una única del sitio de tu empresa y en seguida salieron, sin continuar la navegación en una siguiente página. Cada vez que eso ocurre, se contabiliza un rebote.

Esta definición no es absoluta y puede variar de herramienta en herramienta. Sin embargo, es la forma usada por el sistema más utilizado en Web Analytics en el mundo, Google Analytics.

Es importante no confundir tasa de rebote con tasa de salida. Ambas poseen significados e impactos diferentes. La tasa de rebote ocurre solo cuando una persona accede apenas a una página del sitio. La tasa de salida es una métrica para mostrar cuántas personas están abandonando el sitio a partir de determinada página, independientemente de esta ser o no, la primera página visitada del sitio.

 

¿Por qué es importante supervisar la Tasa de Rebote?

Todas las empresas deben tener objetivos específicos en sus sitios. Puede ser la descarga de un material, un pedido de presupuesto, el registro de newsletter o la compra en sí en el caso de e-commerce. Y normalmente la realización de ese objetivo exige al menos un clic, lo que quiere decir que cuando hay un rebote, entre otras cosas, el sitio no consiguió conducir el visitante al objetivo.

Al realizar el seguimiento de la tasa de rebote, tu empresa consigue obtener informaciones sobre la eficacia de los calls to action y del mensaje, por ejemplo, para pensar en optimizaciones y planos de mejora para reducir el rebote y posiblemente aumentar la conversión.

En el caso del tráfico proveniente de Google Ads, la tasa de rebote es aún más preocupante, pues una alta tasa significa dinero desperdiciado en clics y en consecuencia, un aumento en el Costo por Lead (CPL).

Además, Google Ads ahora considera la tasa de rebote en el cálculo del índice de calidad de los anuncios, es decir, entre más alta sea la tasa de rebote de la página de destino de los anuncios, menor será el índice de calidad y mayor será el costo por clic de la campaña.

 

¿Cómo puedo reducir el bounce rate de mi web?

¿Y cuándo es esa tasa demasiado alta en comparación con tus nuevos visitantes? ¿Qué debemos hacer? Aquí tienes 4 consejos que te ayudarán a reducir esta métrica y mejorar aún más tu blog.

  • Asegúrate de que lo que los usuarios encuentran se corresponde con sus expectativas. Olvídate de los titulares tipo clickbait, ya que normalmente solo generan frustración y abandonos rápidos. También deberías controlar cómo aparecen las páginas de tu sitio web en los resultados de Google: la metadescripción y el título tendrían que reflejar claramente el contenido de la página. Por último, echa un vistazo a las palabras clave para las que aparece tu web para comprobar que sean relevantes.

  • Mejora la usabilidad de tu página. La idea es que el usuario pueda navegar fácilmente por el sitio y tenga una experiencia agradable en todo momento. Tu web debería tener secciones claramente diferenciadas y algún sistema sencillo para ir de un artículo a otros relacionados.

  • Cuida el diseño. La primera impresión es muy importante, y si no está a la altura, será muy fácil que los usuarios nos abandonen a la primera de cambio. Por eso, merece la pena dar un buen repaso al diseño de tu sitio web con la ayuda de un profesional. Y por supuesto, ya no hay excusa para que tu web no funcione a la perfección desde dispositivos móviles.

  • Reduce los tiempos de carga. Las webs que tardan en cargar exasperan a los usuarios y hacen que salgan corriendo antes de haber visto siquiera lo que teníamos que contarles, así que optimizar este aspecto es fundamental.

Limita los puntos de salida de tu web. Si tienes muchos banners u otros enlaces a páginas externas, será fácil que el usuario haga clic en alguno de ellos y te abandone. Para solucionarlo, limita este tipo de contenidos y haz que los enlaces se abran siempre en una página nueva.

 

 

En posicionweb.es llevamos más de 15 años cumpliendo los objetivos de nuestros clientes en sus campañas de marketing online. Desde el desarrollo web o tiendas online hasta estrategias de posicionamiento y redes sociales. Consúltanos sin compromiso, estaremos encantados de ofrecerte una atención personalizada.