Rebrandings Empresariales.

Posición Web

Posición Web

¿Que vas a leer en este post?

Progreso de lectura

El rebranding es el proceso de cambiar la imagen corporativa de una organización. Es una estrategia de mercado que consiste en dar un nuevo nombre, símbolo o cambio de diseño a una marca ya establecida. La idea que subyace al rebranding es crear una identidad diferente para una marca, respecto a sus competidores, en el mercado.

Hay varias razones para que una empresa opte por el cambio de marca. Un factor importante es conectar con los clientes. El cambio de marca es bueno para la empresa, pero al mismo tiempo puede ser arriesgado. Siempre existe la posibilidad de que a los consumidores no les guste la nueva marca.

Hay dos tipos de rebranding: uno es el rebranding proactivo y el otro es el rebranding reactivo. El rebranding proactivo se lleva a cabo cuando una empresa reconoce que existe una oportunidad de crecer, innovar, acceder a nuevos negocios o clientes y reconectar con sus usuarios.

El rebranding reactivo se realiza en una situación en la que la marca existente ha sido descontinuada o cambiada. Las posibles razones de esta acción pueden ser fusiones y adquisiciones, problemas legales, publicidad negativa como el fraude, el objetivo de superar a la competencia o crear un nicho propio.

¿Qué hacer en un Rebranding Corporativo?

Haga una investigación exhaustiva de la marca

Si hay algo de lo que se puede beneficiar todo cambio de marca, es de la investigación de marca. Una investigación exhaustiva le proporciona una visión crítica de la forma en que sus clientes experimentan su marca. Le ayuda a identificar a su cliente ideal para que pueda elaborar un mensaje específico que sea exclusivamente convincente para su segmento de audiencia más valioso.

Diferencie su marca

El objetivo de la marca es separar a su empresa de la competencia. Pero la razón por la que se distingue debe ser auténtica. Esto es lo que nos gusta llamar «diferenciación significativa». Determine las propuestas de valor únicas que sólo su marca puede ofrecer y la diferenciación significativa (y valiosa) vendrá después.

Cree un eslogan inolvidable

No hay nada como un gran eslogan para que su público le recuerde. Ingeniosos, concisos, conmovedores o poderosos, los eslóganes dicen mucho con sólo unas pocas palabras. Se trata de un uso económico de las palabras. Además de transmitir una propuesta de valor única, hay una cosa que todo eslogan debe tener en la mente de su público: ser pegajoso.

Defina una brújula de marca

Una brújula de marca es la herramienta de branding más valiosa que existe. Trabajar para definir cada elemento de la brújula de la marca es la parte más fundamental del proceso de renovación de la marca corporativa. Sólo entendiendo y articulando claramente el propósito, la visión, la misión, los valores y los objetivos estratégicos de su empresa podrá posicionarla para que tenga éxito dentro del panorama competitivo.

Defina una personalidad de marca auténtica

La personalidad de su marca es fundamental para atraer a los clientes adecuados y mantenerlos. Los clientes se relacionan con las marcas con las que se identifican. Entender los comportamientos y las características de su marca le permite crear una personalidad auténtica y relacionable hacia la que su público objetivo gravitará de forma natural.

¿Qué NO se debe hacer en un Rebranding Corporativo?

No omita la investigación interna de la marca

Puede pensar que sabe lo que sus empleados sienten por su marca, pero la realidad puede sorprenderle. La investigación interna de la marca le ofrece una visión completa de cómo interactúan sus empleados con los clientes y entre ellos. Dado que son literalmente la cara de su marca, es importante saber si sus empleados están alineados con su cultura y sus valores.

No pase por alto la arquitectura de la marca

Las fusiones y adquisiciones son habituales hoy en día, y cada una de ellas plantea retos de marca únicos. Las marcas que salen del otro lado con una narrativa unificada y cohesiva son las que se tomaron el tiempo de diseñar cuidadosamente su arquitectura de marca. Las que no lo hacen están destinadas a lidiar con las consecuencias de clientes confundidos y partes interesadas frustradas. Incluso si no está en medio de una actividad de fusiones y adquisiciones, siempre debe considerar lo que implica una renovación de marca corporativa para su arquitectura de marca.

No haga una promesa que no pueda cumplir

Su promesa de marca es un compromiso fundamental con su cliente. Hay muchas cualidades que hacen que una promesa de marca sea excelente -autenticidad, singularidad, credibilidad-, pero la parte más importante de su promesa de marca es que la cumpla, siempre. Cuando los clientes confían en que usted cumple su promesa central, la fidelidad a la marca está garantizada.

No olvide establecer métricas de marca

Puede que no sea la parte más atractiva del proceso de cambio de marca, pero las métricas de la marca son la forma más tangible de medir el retorno de la inversión de su cambio de marca. Es importante hacer un seguimiento de tres tipos de parámetros: Percepción, Rendimiento y Financiera. Cada uno de ellos proporciona una visión diferente del rendimiento de su marca, lo que le permite corregir el rumbo para el rendimiento futuro.

No lances tu nueva marca al azar

La renovación de la marca de una empresa lleva meses de trabajo diligente y energía emocional. Sin embargo, cuando por fin tienen la oportunidad de presentarla, muchas empresas piensan que el trabajo está hecho. Pero no es así. Una gran marca nueva merece un lanzamiento adecuado, que implica una planificación previa, una presentación estratégica y eventos coordinados. Una puesta en marcha bien ejecutada le permitirá sacar el máximo partido a su nueva marca.

Con todo lo que hay que tener en cuenta a la hora de planificar un cambio de marca corporativo, no es un proyecto que su equipo interno pueda manejar por sí solo. No sólo vale la pena hacer un cambio de marca, sino que también vale la pena hacerlo bien. Nuestro último consejo es que investigue, investigue y seleccione la empresa de branding adecuada para el trabajo. Dado que la renovación de la marca corporativa es siempre un proceso de colaboración, puede poner sobre la mesa lo que acaba de aprender sobre lo que debe y no debe hacerse y asegurarse de que la renovación de la marca se haga bien.

¿Hablamos de tu proyecto?

Otros artículos que te pueden interesar